Google

NO ERES TU, NO SOY YO, SOMOS LOS DOS

Todos hemos pasado por ese diminuto y gran momento en que nuestros oídos han sido testigos de recibir un “No eres tu…soy yo”. Todos hemos pasado por sentirnos culpables sin haber hecho nada. Todos hemos vivido ese instante en el que terminamos creyéndonos la versión del otro. Y si, la primera verdad es que no somos nosotros. Y si, la segunda verdad es que tampoco eres tú. Y si, la tercera verdad es que somos los dos. El amor es un trabajo en equipo, y no podemos echar culpas, ni proponer involuntariamente quien paga los platos rotos, ni sentirnos mal porque no le gustamos a alguien, o porque ese alguien no nos gusta. El amor es un trabajo de dos, por lo tanto, no eres tu, pero tampoco soy yo, simplemente en este juego somos los dos quienes decidimos ser Felices Porque Si y contar este cuento sin ser tu, y sin ser yo. 
FPQS No soy yo 02

Ahí estamos…pintados, tal para cual. Santiago. Chile.

He perdido el número de mis primeras citas. Pero me atrevo a contar con los dedos de mis manos las segundas. Y mejor aun, en mi subconsciente muy consciente se encuentran mis terceras y cuartas y quintas y… Al final resulta gratificante (siempre y cuando estés dispuesto a aprender de ello) el conocer y reconocer y volver a conocer -nos. Diversión y pasión son los ingredientes que le pongo a estos encuentros. Poco análisis, algo de percepción, mucha intuición y bastante sentido común me han acompañado a la hora de descubrir y dejarme descubrir con alguien que conozco por primera vez. Un esfuerzo que sin lugar a dudas no sólo nace de mi, sino de esa otra gran persona que está al frente tuyo, y con quien lo único que buscas es compartir y aprender al mismo tiempo.

Y aunque todo comienza en “esa primera VEZ que lo VES”, quiero olvidarme de ese motivo que te llevó a hacerlo, y darle la bienvenida al adiós culpas, adiós frustraciones, adiós complejos y adiós al cerrar puertas a las personas que llegan a tu vida por amigos de amigos, por fiestas, por trabajo, por estudios, por viajes, por Tinder, ¡porque si!

Bienvenida la culpa compartida, el aprendizaje mutuo, el seguir descubriéndonos entre los dos, y el darle gracias a ese desconocido por permitirte conocerte una vez más. Esto es un trabajo entre dos. No gastes tiempo en encontrar eso que simplemente no te gustó de la otra persona, ni tampoco en lo que según tú, hiciste mal para que no le gustara al otro. Enfocate en lo que no gustó entre los dos. Es un tema de conectar, de descubrir entre ambos, de aprender a la vez, de sentir lo mismo al mismo tiempo. Es un cuento con final (in)feliz entre dos protagonistas. Así que… ¡Buenas Noticias! Ya puedes llegar con otro discurso cuando estés frente a esa persona que no te gusta. Sin miedo, dilo con orgullo: No eres tú, pero tampoco soy yo…¡Somos los dos!

FPQS No soy yo 01

Ser libre sin puntos suspensivos. Bogotá. Colombia.

5 razones para decirle: “No eres tu, no soy yo, somos los dos”:

1. La iniciativa: Las decisiones se toman en conjunto, por lo tanto, las propuestas deben venir de ambos lados. No se vale: “Lo que tu digas, lo que tu quieras, lo que tu…”. Los momentos son de los dos y para los dos. ¡No temamos a proponer, temamos a imponer!

2. La autenticidad: La esencia y dejarte descubrir como una persona diferente a los demás hace parte de esas herramientas inteligentemeeeente sexies que todos tenemos y poco usamos. ¡Seamos auténticos desde la última primera vez! 

3. La pasión: La sangre de cualquier relación se oxigena de esas ganas y esa fuerza que quieras darle para que empiece a circular. Pero si no somos capaces de apasionarnos por algo en la vida, mucho menos lo haremos estando con alguien que nos apasione.

4. La conexión: Magia, química, energía, click… Conectar con otra persona no es fácil, pero pasa. Para llegar a esa conexión extraña es necesario recibir y dar para sentir mariposas. CON – ectar es entre tu y yo… ¡Entre nadie más!

5. La sinergia: Estrellarte con una persona con quien te encuentras en el mismo momento de tu vida, en el que lo único que necesitas es tomarla de la mano y seguir caminando para llegar a ese mismo destino, es un trabajo de dos. Si no estamos girando en la misma órbita, mejor ahorremos nuestros esfuerzos sin fuerza, antes de despegar.

Comments
  1. 2 años ago
    • 2 años ago

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: