Google

Miguel, un formador de historias, y reales

Miguel es razón expresada en emoción. Es un ingeniero construyendo ilusiones. Es música sonando en partituras con mucho por escribir. Es vitalidad habitada en el deporte, y el querer-te sentir sano. Es amarse a si mismo, y querer ser Feliz. Es un sevillano callejeando Madrid. Es seducción dentro de un habito saludable. Es un lobo no feroz, amante del día productivo y de la noche con sorpresas. Es aprendizaje a través de la experiencia. Es confianza incondicional. Es reto sin miedo. Es formador de historias irreales en una realidad que nos invita a cuestionarnos para ser y sentirnos mejores cada día…

Les presento a Miguel Guzmán, en mi Café Feliz Porque Sí

“¿No vas a tomar nota de nada?”, me dijo mientras arrancábamos nuestra conversación. “No Miguel, no suelo tomar nota de nada”, me gusta dedicarles mi atención plena a mis invitados que toman un Café Feliz Porque Sí, y disfrutar de su autenticidad, de su simpleza, y de su caos que tanto me gusta, y en el que terminas perdiéndote suavemente. Por eso no tomo nota, “Me quedo con lo mejor”, con eso mismo que ahora les comparto de Miguel, un inquieto por conocer y reconocer, de esos con los que vale la pena tomarse un café, así sea para viajar un rato por el mundo del PNL (Programación Neurolingüística) y el Coaching.

FPQS Cafe Miguel Guzman02

En la entrada de AntiCafé porque sí

Esta vez la intuición que me lleva a lugares nuevos la usé a través de Google. La cita fue en AntiCafé, un lugar que me conquistó con la forma en que se vendía: “Siempre una sorpresa; una constante alternativa en la búsqueda de esos detalles que te harán sonreír”, “¿Qué me hacen sonreír?”. Así mismo, fue en éste lugar, donde sonreímos más de la cuenta con Miguel, en compañía de dos cafés. Sin hacer reserva, llegamos a un sofá azul, que fue testigo de nuestra conversación de música, gatos, coaching, seducción, viajes, un poco de pasado, mucho del presente y otro poco del futuro. De ese mismo al que tantas ganas le tiene Miguel, al que ve con optimismo y sin miedo de seguir compartiendo en este viaje del Desarrollo Personal.

Un café con hielo para mí, y un descafeinado con leche para él

Un café con hielo para mí, y un descafeinado con leche para él

Y ese compartir nos une con el cariño que le tenemos a Madrid, por darnos ese anonimato que ni en su Sevilla, ni en mi Bogotá lo logramos. El salir por las calles madrileñas y sentirnos libres. Compartimos esa pasión por la música, y aunque no tengo un grupo, como él si lo tiene: “After the Tears”, su consentido y su terapia de desconexión, sí me gustaría algún día cantar juntos. Esos aprendizajes de poder ayudar a personas que nos buscan por simplemente ser escuchados también nos une, así como las ganas de vivir sin compromisos y enamorarnos de quien nos haga sonreír.

Pero también nos separan mi emocionalidad y su racionalidad. Esas dos formas de entender la realidad, y de vivirla. Esas mismas que en sus talleres de Autoestima y Felicidad le transmite a quienes tienen la oportunidad de aprender de él, y sus vivencias con el poder de la razón y de las emociones para simplemente “Ser mejores cada día”, como él mismo me lo dice mirándome con sus ojos azules, con ese mismo azul que tanto le gusta expresar en su vida.

¿Por qué eres feliz porque sí Miguel?

Porque justo ahora estoy viviendo los mejores momentos de mi vida, porque mis días están llenos de instantes felices y esa sensación es lo mejor que te puede pasar.

Acá pueden encontrar a Miguel, y enterarse de sus próximos talleres, en Murcia, y en Barcelona. Además de sus prácticos artículos sobre Desarrollo Personal que siempre nos vienen bien, cuando venimos mal… ¡Date el placer de conocerlo, y contagiarte de sus ganas de ayudar a los demás a mejorar!

Twitter: @MiguelGuzman_EP

Blog Personal: Éxito Personal 

¿Quieres tomarte un café porque sí conmigo? ¿Tienes un lugar para hablar de sus cafés? ¿Quieres contarle al mundo por qué eres feliz porque sí? ¡Solo dime, que yo invito!

…Porque buscamos razones para emocionar,

porque nos emocionamos sin encontrar razones.

Porque la razón que nos permite emocionarnos

es ayudar a ser mejores personas.

Porque olvidamos cuestionarnos y sentir emoción

por los que nos inquieta y tal vez nos haga más felices porque sí…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: