Google

FELICES PORQUE SÍ en el metro

Todos los días te veo, te siento, te huelo, te toco…te vivo por dentro y por fuera. Todos los días pago por ti, porque me lleves en tus viajes a destinos inesperados. Y siempre me sorprendes con regalos…me has hecho llorar con tu música, reír con tus historias, recordar con tus caras. Todos los días te disfruto tanto como lo hacia con mis anteriores compañeros de viaje. Algunos momentos me das más calor, otras veces no me das ni ganas de entrar cuando abres tus puertas para mi. Pero ahí sigo, fiel a ti. Porque eres el único que me lleva donde quiero, haciendo que mis viajes con atención plena sean más Felices Porque Sí.

Hoy nace la nueva sección de éste blog: “Felices Porque Sí EN….el metro”

Dicen que está entre los 10 mejores metros del mundo. He tenido la oportunidad de conocer varios en otras ciudades, y para mi el de Madrid sigue siendo el mejor. Razones: Precio justo, fácil de entender, limpio, seguro, puntual… Aunque también algunas veces nos haga esperarlo más de la cuenta, o deje de prestar el servicio. Más allá de lo que encaja entre lo normal, yo es que disfruto con atención plena cada uno de mis viajes. Lo uso todos los días, mínimo 2 veces diarias. Y aunque conduzca desde los 17 años, y haya tenido varios coches (algunos por necesidad, otros por placer), hoy en día soy una feliz usuaria del Metro de Madrid. Pero sobretodo disfruto el regalarme ese espacio para recibir y dar buena vibra. ¡Te invito a hacerlo, la sensación es increíble!

El momento presente es lo único que tienes

El momento presente es lo único que tienes

Razones para ser Felices Porque Sí en el Metro:

– Para cantar: A diario se suben solistas, parejas, tríos, y hasta grupos enteros a contagiarnos con sus sonidos. Desde música andina, hasta raperos con mensajes positivos (este es mi favorito, ya lo he visto varias veces, y siempre se lleva sus manos llenas de monedas, algunas que yo he dado). El efecto de la vibración musical un lunes a las 7:00am viendo cantar boleros a una pareja de esposos peruanos, ella con su labial rojo, y él con su guitarra no lo logras cuando vas solo en tu coche.

– Para tejer: Cuando le pregunté a Silvia, una compañera de mi curso de Valores, por su anillo y sus pendientes tejidos, me dijo que ella misma los hacia, y que el mejor lugar era el metro cuando regresaba a su casa. Que la gente se distraía viéndola con su punto y cadeneta, y ella con su música y su conteo terminaba haciendo sus propias obras de arte.

– Para ligar: No me ha pasado, pero si me han contado de historias de parejas que se han conocido en uno de sus vagones (estos son por ejemplo los lugares donde me gustaría a mi ser protagonista de esas historias de amor). Y sí, les confieso que he recibido varias miradas decentes y otras in-decentes, y les agradezco a los mirones, porque no está mal de vez en cuando recibir esa porción de autoestima cuando te miran con ganas de… Agradece con una sonrisa, como lo hago y verás (o sentirás) el efecto.

– Para Dormir: La siesta también se puede hacer de pie o sentado (cuando tienes suerte). De esto podemos aprenderle tanto a nuestros amigos orientales…que se duermen donde sea y como sea. A dormir y recuperar energía en los vagones.

– Para vender: Aunque no lo veo mucho (porque seguro no estará permitido), también puedes comprarte un paquete de pañuelos, o unos bolígrafos. Fuera Colombia ya podrías llegar con la compra hecha a tu casa. Si es cierto que en los últimos años ha servido para que la creatividad de los vendedores vaya más allá y te vendan poesía en catalán como me ofrecieron hace poco. Y no, no la compré.

– Para contar historias: Los que están en el paro, los que no tienen que comer, los que están buscando empleo…, ¿Cuándo se subirá alguien con más creatividad y contará historias de verdad, y digan que están buscando alguien para pasarla bueno? #AmaneceráyVeremos

– Para leer: Entre más viajes en metro, más libros te lees. El poder de conectarte con la lectura en medio de la gente que quiere saber la portada de tu libro para ver “Qué tipo de persona eres”. #NoTienePrecio

– Para escribir: En blogs tan chéveres como éste 🙂

Aprendamos de ellos...

Aprendamos de ellos…

Lo que me ha hecho Feliz Porque Sí…

– Sonreír a la gente y regalarles mi vibración un lunes a las 7:00am o un domingo a las 11:00pm.

– Ver a una mujer regalándole un paquete de pañuelos a una madre que con sus 2 hijos, su carrito, y sus maletas no tenía como limpiar a su pequeño.

Cederle la silla cuando estoy sentada a una persona mayor.

– Que se me haya dormido una señora que estaba enferma en mi hombro, y haya sentido ternura.

– Haber visto a una pareja de hombres dándose un beso en frente mio. Un beso de verdad…de esos que admiras y contagian.

Y mientras esperas... ¡Sonríe!

Y mientras esperas… ¡Vibra!

Lo que NO me ha hecho Feliz Porque Sí…

– Ver a una mujer en muletas insultando a una rumana joven embarazada por pedir dinero para sus hijos. “Pero no te basta con la niña que tienes para seguir quedando embarazada? ¡Debería de darte vergüenza! ” ¿Vergüenza? Cuanta humildad nos falta…

– Que las mujeres mayores no sonrían igual que los hombres. Se percibe más amargura en ellas… ¿Por qué? Falta de sexo o de seso, ¡¡Señoras!! ¡A sonreír, que es gratis!

– Que al salir de mi estación con mi música en mis oidos, subiendo las escaleras me hayan echado los restos de un paquete de papas fritas en mi cabeza. Y sí, mi reacción fue voltearme y sonreír a los niños que estaban borrachos y con ganas de encontrarse con el poder de la felicidad. 

– La mayoría de los empleados del Metro, que en varias ocasiones he tenido que pedirles ayuda, y me he encontrado con personas tristes, amargadas y que se nota que no disfrutan lo que hacen. ¿Dónde está la pasión por lo que haces?

¡Sonríe y hazme feliz!

¡Sonríe y hazme feliz!

¿Viajas en metro? ¿Te has sentido Feliz Porque Sí con alguna de sus historias? ¿Has sido el que ha hecho a los demás Felices Porque Sí? Próxima estación…

…Porque la vida podemos hacérnosla más fácil

desde el momento en que salimos de casa y empezamos nuestros viajes.

Porque hay espacios en los que habitamos a diario

y nos negamos la oportunidad de ser Felices Porque Sí,

teniendo historias y personas que harán mejor nuestro recorrido.

Porque también en el metro somos Felices Porque Sí…

Comments
  1. 3 años ago
    • 3 años ago
  2. 3 años ago
    • 3 años ago
  3. 3 años ago
    • 3 años ago
  4. 3 años ago
    • 3 años ago

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: