Google

TRISTE PORQUE SÍ

Si. También lloro y me siento triste. También siento melancolía y me permito vivir situaciones que no me hacen sonreír. También soy sensible y experimento la tristeza de igual forma que lo hago con la alegría. También tengo sensaciones de nostalgia y me escucho mis lagrimas en lugar de verme mis sonrisas. Sí. También soy capaz de escribirte hoy desde el corazón arrugado, pero a la vez soy capaz de recibir este momento y de vivirlo tal y como es. Hoy con lagrimas en mis sentimientos, te comparto cómo permitirte estar triste porque sí, y querer ser feliz al mismo tiempo. ¡Ven, y lloremos juntos con alegría!

Como ya les había anunciado antes, (por esas causalidades de la vida) este fin de semana estuve durante dos días en el Taller Quiero Ser Feliz de Míguel Guzmán. Dos días repletos de emociones, de sensaciones, de mensajes, de visualizaciones, de un viaje con transbordo en el pasado y en el futuro, para Andrea Moreno, esa que es “Feliz Porque Sí” que siempre viaja a la misma estación del presente. Dos días de desconexión sin mucho WhatsApp, sin pretender salir con la receta de la felicidad, sin llevar expectativas. Dos días que me regalaron la posibilidad de conocer otras realidades que también quieren ser felices, de personas que me enseñaron humildad y valentía a través de simplemente mostrarme su “Modelo de ver el mundo”. Dos días que me llevo como el mejor regalo para darle la bienvenida a Abril.

Y si, puedes estar pensando lo mismo… ¿Yo? ¿Acaso no soy Feliz Porque Sí? Sí, (en algunos momentos). Pero también soy triste porque sí (en algunos otros momentos). Así que este tipo de talleres se convierten en esa medicina alternativa para sanar esos vacíos que te invita a vivir la tristeza. Y más que ser vitaminas de felicidad comprimidas en motivación, aceptación, adaptación, elección, confianza, pero sobre todo oportunidades para ver las situaciones diferentes, y en mi caso, de verlas siempre con colores… Las puedes descubrir en talleres como este y muchos otros. Porque no sólo te ayudan a sanar, sino también te ayudan a prepararte a estar sano cuando llegue el momento. 

Mi momento de tristeza llegó anoche, justo al llegar a mi casa sonriendo (como suelo hacerlo con mi vibración de aportar al mundo) luego de haber terminado esos dos días de Querer ser feliz. Mi momento fue anoche, cuando el futuro (ese mismo que a veces me cuesta tanto abrirle la puerta), apareció y quiso mostrarme una situación inesperada que le hizo daño a mis sentimientos, y me hizo emocionarme tanto como para permitirme disfrutarlo (como lo vimos en el taller, desde un abanico de posibilidades) en donde tú mismo eliges cual de ellas vivir.

Fueron dos días de un taller con sorpresas incluidas, y como son sorpresas, mal haría en contártelas, (sorpréndete tú mismo viviéndolo en su próxima edición en Septiembre). Por ahora te comparto una de ellas…, el haber conocido en persona a Sergio Melich y ver que La Vida es Fluir, pero también “es magia, fuerza y un álbum de cicatrices”…, vaya regalo recibo justo cuando las lagrimas me acompañaban en mi larga noche en que me estaba dando el gusto de estar Triste Porque Sí. Esas son las sorpresas con caras de personas bonitas que seguro encuentras en talleres como el de Miguel Guzmán.

Sergio Melich y Miguel Guzman en el Taller

Sergio Melich y Miguel Guzman en el Taller “Quiero Ser Feliz” 🙂

¿Triste…por qué no? 

He dormido 3 horas, no me dieron ganas de cenar, y cuando me vi en el espejo vi unos ojos hinchados pero con ganas de querer hablar y refugiarse en mis palabras para compartirlo con quienes (me leen como tú) y me dan motivo para estar sentada ahora mismo, dándome su amor incondicional y haciéndome sentir más feliz porque sí. Esta es una de mis medicinas, el desahogarme a través de lo desconocido, y lo reconocido, y hacer uso de mis herramientas virtuales para volverlas reales.

Fue así como anoche, con melancolía escribo en mi Twitter @blackwine: “Y ahora, que de repente estoy triste hay alguien que me diga cómo ser feliz porque sí?”. Vaya sorpresas sigo recibiendo… También como con Sergio, te encuentras con @MinimalSpot y su “Creo que es mejor hacer lo que tu sientas y creas que es necesario para que seas feliz y tengas paz. Sin importar los consejos que te dan. Linda Noche”, o @lucaorgo y su: “Porque la felicidad solo depende de nosotros y de nuestra capacidad de convertir las adversidades en experiencias +. Un abrazo”, o @camilomoras con su: “Tu eres una de las personas que tiene mucho por que ser feliz. Una razón, tienes una familia maravillosa y un amigo como YO ! Qué mas?”. Y otros que también sin conocer y con conocer, me dieron su compasión incondicional, y su interés desinteresado de estar ahí como @homominimus con su: “¿No te ha servido el curso? Creo que es un error enfocarse en perseguir la felicidad directamente (tema de debate)”. Gracias chicos por permitirme estar triste y feliz y porque sí. Estoy segura que han pasado por ello y saben de lo que hablamos.

Pero como “La vida no hay que ganarla, sino simplemente vivirla…”. Esas 7 cualidades que nos “ayudan” a ser más felices de las que habla este “pedacito” de realidad, nos invita a ver la vida con color, con más de 33 sonrisas al día, con sensibilidad para permitirnos estar tristes cuando nos de la gana, y con gratitud cuando nos abrimos a experimentar la felicidad por momentos. Técnicas, recetas, formulas, cualidades, herramientas, recursos, métodos, principios, leyes…llámalos como quieras. Cada uno es libre de usar lo que recibe en talleres, lecturas, películas, canciones, historias, viajes, etc, etc, etc, como su tesoro para querer ser más feliz en momentos en que sientes que el mundo no es como el que quieres que sea…

Parque Rosalia De Castro. Lugo. España.

Parque Rosalia De Castro. Lugo. España.

Así mismo como cerré mi taller con mis palabras y un: “La vida es pasión”. Cierro este post, y cierro este capitulo en mi vida dando gracias a esa persona que fue el motivo para sentirme triste porque sí. Pero como la vida sigue, y cuando agradeces te llenas de la chispa de la felicidad, porque te liberas y vuelves a estar dispuesto a subirte en el viaje de recibir lo que venga cada día y aceptarlo y adaptarte, pues “No pasa nada”. Sí. Lloré, pero también ahora sonrío. Porque elijo y quiero ser feliz porque si.

Y si esta noche vuelvo a sentir ganas de llorar, !pues lloro¡ Y si mañana me dan ganas de estar sola y encerrarme en mi habitación, !pues me encierro¡ Y si en una semana salgo a caminar y dejo mi sonrisa en casa ¡pues camino sin sonreír! Y si en 6 meses recuerdo este momento y me da escalofrío (como lo sentí anoche), lo vivo y lo recuerdo desde afuera. Y si en 1 año (o el próximo viernes) digo: Prueba superada, porque quiero. ¡Pues a ser Feliz Porque Sí!

Cuanto más los pienses, menos sale el sol... (Me lo encontré un lunes a las 7:00am en el Retiro. Madrid)

Cuanto más lo pienses, menos sale el sol… (Me lo encontré un lunes a las 7:00am en el Retiro. Madrid)

¿También lloras porque sí (como yo) y te pones triste porque sí (como yo)? ¿También vas a talleres (como yo) a que te inyectan recursos que te ayudan para querer ser más feliz (como yo)? ¿También te permites vivir la tristeza (como yo), aun cuando vives la alegría (como yo)?

…Porque nadie tiene la solución para ser más feliz,

simplemente porque la solución está en ti.

Tú puedes decidir si quieres estar triste o feliz,

tú puedes decidir por cuánto tiempo vivirlo,

tú puedes decidir si quieres hacerte daño o disfrutarlo,

tú puedes decidir si quieres ser Feliz Porque Sí…

 

Comments
  1. 4 años ago
    • 4 años ago

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: